KTM EXC-F 450

La KTM en un lugar entre Salamanca y Zamora

La moto de campo es un mundo aparte, sobre todo para el que ama la moto, y se pasa media vida subido en el scooter o la moto de carretera, camino del curro, o en escapada de fin de semana, tragando humo y adelantando coches.

Hay toda una liturgia cuando te preparas para el enduro o el cross. El que escribe tiene una magnífica KTM EXC-F 450 con cuatro años ya, en un precioso encinar entre Salamanca y Zamora, y desgraciadamente no la coge siempre que puede, escaseando las escapadas desde Madrid.

Hace poco, nos acercamos al pueblo salmantino toda la familia y me escaqueé un par de horas de niños para dedicarme a la KTM. Las rodilleras, el pantalón de enduro, las botas de caña alta, el peto protector (otro día hablaré del equipamiento ideal para el enduro), la chupa, los guantes, el casco y las gafas, limpiarlas un poco de la última vez, y en marcha.

¿En marcha? Horror, después de casi dos meses sin tocarla en el último año, la KTM no arranca con el botón eléctrico ni a tiros. Es más, cada nuevo pulsado del botón de arranque, la bobina suena peor, como si fuera a morir de un momento a otro.

¿Qué hacer cuando la moto de enduro no te arranca?
Hasta hace un año, y mira que tengo años, no lo sabía, no podía imaginarlo. Que conste que hablo como un perfecto inexperto en mecánica.

Esto es lo que me dijo (y me demostró) el mecánico de Bike Motors Clinic (concesionario de Honda y KTM de Salamanca, muy buena gente), una vez cuando me vio forcejeando con el arranque al salir del taller:

-Quieto que te cargas la batería, y esto vale una pasta en esta moto. Anda déjame a mí. Y si no te importa, apaga la luz de la moto al arrancarla, ¿eh?

Veo que el tipo se sube a la moto, apoya el pie izquierdo en el bordillo y lleva la mano izquierda al embrague tirando de él unas veinte veces como si fuera a sacar pretróleo.

Luego se levanta sobre la pierna izquierda, saca la palanca del arranque a patada a la KTM con la pierna derecha y hace un giro completo de la palanca, suavemente, hasta abajo para que el pistón se mueva. De vuelta arriba veo que en el momento de descargar un patadón certero sobre la palanca, acciona un segundo sólo el botón de arranque y la EXCF 450 volvió a rugir como siempre. Qué sensación de tierra descubierta, de nueva experiencia motera, cuando alguien te enseña algo de la moto, que no conocías.

KTM EXC-F 450

Anochece ya de vuelta al pueblo por Salamanca

Después cala la moto y me dice que no vuelva a abusar del arranque eléctrico más estando la batería tan gastada y que lo intente yo. Me subo a la moto siguiendo sus pasos.… patada inicial torpe perdiendo el equilibrio…. miradas del pequeño auditorio circunstante… sonrojo para uno.

Segundo intento, patada con descarga, algo más de autoridad pero intento fallido de nuevo. Me estoy poniendo nervioso con mi querida KTM naranja, yo, que le llevo hechos 4.000 kilómetros de puro campo y barro y que la conozco mucho, incluso aunque me haya hecho descabalgar dos veces ya con alguna avería seria (ya se contará).

Se van a enterar estos mirones salmantinos. Y a la tercera, la KTM arrancó sin rechistar!!!!

Compartir post:
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Add to favorites
  • Google Bookmarks
  • MySpace
  • RSS