Ahí está el cuenta kilómetros amenazante, minando mi conciencia. A la CB le quedan apenas 300 kilómetros para pasar la siguiente revisión y ya me estoy poniendo de los nervios pensando en el día sin moto: ir al taller, dejar la moto, volver a casa, coger el coche, comerme un buen atasco, y… aparcar cerca de las diez [...]